Mapa de Puntos Peligrosos de las Vías Ciclistas de Pamplona

viernes, 11 de mayo de 2018

¡RUMBO A VALENCIA!

Dentro de los trabajos de investigación de los usos, costumbres y perfiles de los ciclistas urbanos de la Comarca de Pamplona que llevo realizando desde hace 4 años, y que en parte han dado lugar a la creación de SabesDondeCiclas.com para darles difusión, me complace deciros que he terminado ya el que he llamado "Estudio de Seguridad en el Aparcamiento de Bicicletas en Pamplona". Para poder comprender el fenómeno del ciclismo urbano en una ciudad hay que intentar conocer al máximo los usos y costumbres de aquellos que se mueven en bicicleta y son los estudios rigurosos y amplios los que más información proporcionan para un análisis exhaustivo de los problemas y necesidades de Pamplona en lo respectivo a las dos ruedas a pedales. Es una manera de convertirse en un experto en la materia, dada la falta de información oficial al respecto (en muchas ocasiones los estudios de este tipo son inéditos, como es el caso que os estoy contando).

En este caso el estudio nace de la inquietud que me surge cuando a simple vista analizo cómo se aparcan las bicicletas en la ciudad. Sobra decir que los sistemas de seguridad utilizados dejan bastante que desear, algo que está directamente conectado con las cifras de robos de bicicletas que nos llegan a Policía Municipal, que nos dicen que se pone denuncia de unas 3 bicicletas robadas al día. A saber la cifra total, pues muchas ni se denuncia su robo, o se hace en otras policías.

Este es el pan nuestro de cada día en los aparcabicis de Pamplona

Este estudio, de un año de duración (mayo 17-mayo 18), ha analizado los sistemas de seguridad utilizados por los pamplociclos cuando aparcan su bicicleta en la calle, la manera en que se usan esas seguridad(es) y si se utiliza más de un sistema de seguridad para asegurar la bicicleta. Para este objetivo se han analizado 8 puntos de estacionamiento de bicicletas de gran utilización y demanda por todo tipo de usuarios (calle San Saturnino, Palacio Condestable, Plaza del Castillo, Monumento a los Fueros, plaza Compañía, calle Tudela junto al Corte Inglés, Clínica Universidad de Navarra y Biblioteca General de Navarra-Escuela de Música). En total, más de 4000 bicicletas analizadas.

Lugares de aparcamiento estudiados

De los resultados del estudio habrá una entrada específica en fechas próximas. De momento, y es el tema de la entrada, viajo a Valencia al XV Congreso Ibérico La Bicicleta y la Ciudad a presentar mi trabajo ante muchos de los expertos en movilidad en bicicleta que se van a citar del 15 al 20 de mayo en la ciudad del Turia. La presentación tendrá lugar el viernes 18 en el Complex Esportiu-Cultural "La Petxina", Sala de Ocio:




Despreciado por Policía Municipal

La seguridad en el aparcamiento, la prevención de robos de bicicletas y el conocimiento de las (malas) costumbres que se tienen a la hora de candar una bicicleta en un aparcabicis son factores determinantes a la hora de analizar por qué se roban tantas bicicletas en Pamplona. Y es claro que conocer estos datos es fundamental para planear una estrategia de acciones para revertir esta situación, que es uno de los factores fundamentales que desincentivan el uso de la bicicleta como transporte urbano. Estrategia que es bastante lógico pensar que debería impulsar la propia Policía Municipal de Pamplona. Por estos motivos y por ser un tema que se encuadra perfectamente en la acción policial de prevención de robos se le dio a la Jefatura de Policía Municipal la posibilidad de que se presentara el trabajo de manera oficial en el Congreso. La respuesta, que supongo que a muchos no os sorprenderá, fue totalmente negativa. Eso sí, me dieron "permiso" para ir a título individual. ¡Sólo faltaba que me digan lo que puedo o no hacer en mi tiempo libre!. Este es el Ayuntamiento pro bicicleta que tenemos en esta ciudad, que desprecia el trabajo de uno de sus funcionarios, experto en la materia (y no sé si tienen alguno más viendo los resultados en la ciudad). 

No es la primera vez, también me sucedió con el Estudio del Perfil del Ciclista Urbano de Pamplona, realizado en 2014, de 6 meses de duración y con más de 500 ciclistas encuestados, que todavía estoy esperando a que me lo pidan, para así poder actuar en consecuencia y mejorar la seguridad vial de los ciclistas en Pamplona, que se supone, es una de las funciones de la Policía Municipal de la ciudad. O con el Mapa de Puntos Peligrosos de las Vías Ciclistas de Pamplona. En fin.

Si esto no es un tema policial de Seguridad Vial Ciclista...

Por suerte, desde otros estamentos valoran el trabajo que uno hace para investigar y conocer a los ciclistas de Pamplona y ha servido tanto para artículos en la prensa como de referencia para estudios a nivel europeo como ha sido el Proyecto Life+Respira que ha llevado a cabo los últimos 3 años la Universidad de Navarra, y del que he sido uno de los voluntarios que ha llevado en su bicicleta el captador de contaminantes que han utilizado para su trabajo de campo. 


Gracias por el apoyo de unos. A los otros les digo bien claro que en Valencia dejaré constancia de que el apoyo recibido ha sido CERO.

¡Nos vemos en Valencia!

viernes, 9 de marzo de 2018

YA NO ES EL MOMENTO DE LA BICI PUBLICA EN PAMPLONA

El sistema NBCI de alquiler de bicicletas públicas en Pamplona está en su fase final de agonía hacia su desaparición. El mal funcionamiento de los últimos tiempos, unido al mal planteamiento inicial con estaciones mal ubicadas y escasas en número, ha hecho de este servicio una carga económica importante para el Ayuntamiento, y ha sido ignorado por el ciclista urbano pamplonés. Y es que las cifras oficiales hablan de 30 usos diarios de bicicletas públicas en la ciudad, muy por debajo del 1% de las bicicletas que se cuentan circulando cualquier día por Pamplona.

Estación de bicis municipales de la calle Arrieta, junto a la plaza de Toros.
Este servicio municipal, implantado con la intención de fomentar el uso de la bicicleta como medio de transporte en nuestra ciudad, nació avocado al fracaso. La empresa que lo ha gestionado hasta ahora es la misma que gestiona la publicidad de las marquesinas de las villavesas y de los termómetros urbanos, y ese era el objetivo por el que se presentó al concurso. El que tuviera que gestionar las bicicletas de alquiler era una condición que puso el ayuntamiento de ese momento como contraprestación por lucrarse con la publicidad. O sea, una empresa sin experiencia en bicicletas gestionando un servicio público de alquiler de bicicletas. Pura lógica.

Otra cuestión que ha causado la debacle de este servicio de alquiler de bicicletas es la ubicación de las estaciones de alquiler. Sólo hay 5 para toda la ciudad, 1 en cada universidad, zona de plaza de toros, Paseo Anelier y Vuelta del Castillo. No se sabe quién decidió esas 5 ubicaciones, pero no anduvo muy fino (excepto en las universidades).

En amarillo la localización de las estaciones actuales de alquiler

Tampoco ha habido en todo este tiempo la posibilidad de alquilar una bicicleta de estas por horas o minutos, orientado al turismo, para pasear por la ciudad, como sí se puede hacer con las de Madrid o Barcelona. El proceso para darse de alta en el servicio ha sido engorroso, mal gestionado desde el Area de Miedo Ambiente y con muchos problemas técnicos. Problemas técnicos que también han afectado al propio sistema de liberación de las bicicletas en las estaciones de alquiler, para desesperación de los pocos que usaban el servicio.

¿Y cuánto nos ha costado el NBICI en estos años? Porque además de todos estos inconvenientes, muchos de ellos generados por decisiones erróneas e incompetencia de aquellos que las tomaron, el servicio no resulta nada barato para la ciudad. Las últimas cifras que nos proporcionaron, en la legislatura anterior, hablaban de unos 180000€ al año. Un pastón para un uso pírrico de algo que está claro que no ha triunfado. A pesar de que era TOTALMENTE GRATUITO para el usuario.

¿Cuántas de éstas ves con una persona encima por Pamplona? ¿Pocas?

Las personas que se mueven en bici en Pamplona, ante la inoperatividad de este servicio de alquiler público de bicicleta, diseñado más de cara a la galería que como un verdadero servicio, han optado mayoritariamente por ser dueños de su propia bicicleta. Lógicamente.

Por todo esto, ¿es necesario seguir pensando en relanzar este "servicio"? Para este Ayuntamiento parece que sí. Pero en esta ocasión multiplicando casi por 10 el coste y contratando 10 años de servicio. A millón de euros por año, 10M€. 


¿Es la posibilidad de alquilar una bicicleta en Pamplona la principal preocupación del ciclista urbano pamplonica? ¿Existe un clamor al respecto, con miles de peticiones? ¿Esos 10M€ a 10 años se podrían invertir en un algo ciclista más prioritario?

¿Dónde está la Nbici?

No andaré muy equivocado cuando afirmo que si preguntas a cualquiera que se mueva en bici por Pamplona como transporte urbano cuál es la principal necesidad de la ciudad en lo relativo a movilidad ciclista, la respuesta sea en un 99% de los casos "la ausencia de carril bici". Y es que la planificación urbanística de esta ciudad ha echado a un lado a los ciclistas (y también a los peatones) en beneficio del coche. La carencia de infraestructuras ciclistas en Pamplona es real, es un problema que ha derivado en un ciclismo urbano de acera de la mayoría de pamplociclos, con los problemas asociados a la convivencia ciclista-peatón que conlleva.

No sorprende que  Pamplona obtuviera la nota más baja en carriles bici en la encuesta que hizo la OCU sobre condiciones para ir en bicicleta por la ciudad allá por julio de 2014.
http://www.diariodenavarra.es/noticias/navarra/pamplona_comarca/pamplona/2014/07/03/pamplona_entre_las_ciudades_peor_valoradas_para_bicicleta_166102_1702.html

Este viejo problema de la vieja Iruña, conocido por los actuales gestores del Ayuntamiento, como también por los que estaban antes, no parece ser de suficiente entidad como para ser abordado de una vez. En su lugar, se vuelve a tropezar en la piedra del alquiler municipal 2.0, ese lleno de aplicaciones, smartphones y bicicletas eléctricas. Servicio que además de costar alrededor del millón de € por año, será de pago para el usuario.

No, ya no es el momento de la bicicleta pública en Pamplona, pues el ciudadano ciclista ya se ha hecho con su propia bicicleta en una inmensa mayoría. Sí es el momento de planificar y materializar otro modelo de cuidad y encajar la movilidad ciclista en ella, carriles bici incluidos, a costa del vehículo privado sin duda. Pero claro, este concepto compartido por todos los políticos con la boca pequeña es de polémica implantación a pie de pedal, en la calle. Resta votos, hace caer ayuntamientos y, en definitiva, da mucho miedo. No ha habido en esta ciudad narices para tomar las decisiones que tarde o temprano habrán de tomarse (hasta puede que nos obligue la propia UE). 

En su lugar es mucho más fácil, ya que ahora sí que hay dinero para gastar en según qué cosas, mucho menos polémico y  políticamente traumatizante, fundirse el dinero del contribuyente en otro sistema de alquiler de bicicletas. Da para noticia en prensa, TV e internet. Parece que haces algo con la movilidad en bicicleta y, lo que es más importante, no afectas al tráfico motorizado con lo que los votos están a salvo. 

A millón por año, en el edificio que es  la movilidad ciclista por Pamplona, terminan de construir el cuarto de juegos de los niños sin tener aún construido el tejado de la casa. Pero en algo tienen que perpetuarse, viendo que son incapaces de materializar algo de utilidad para movernos en bici por la ciudad. Y no, los aparcabicis ya no cuentan, que están muy trillados como comodín. 

No nos conformamos con las viejas ideas aunque sean vestidas de tecnología y a prueba de lluvia. Queremos más. Queremos lo que nos prometisteis.